Entradas populares

Follow by Email

jueves, 4 de septiembre de 2014

LOS "PRÍNCIPES" DEL SIGLO XXI, LOS PARTIDOS QUE EMPODERAN A SUS VOTANTES Y SUS ACTIVISTAS (II)









El Príncipe Moderno (Antonio Gramsci)



“En “El Príncipe”, Maquiavelo presenta en la forma dramática de un “mito”, que personifica en forma plástica y antropomórfica, el símbolo de una voluntad colectiva
El proceso de formación de una determinada voluntad colectiva, que tiene un determinado fin político , … se representa por las cualidades, los rasgos característicos, los  deberes y necesidades de una persona concreta, despertando así la fantasía artística de aquellos a quienes se pretende convencer y dando una forma más concreta a las pasiones políticas. Maquiavelo trata de cómo debe ser el Príncipe que quiera conducir al pueblo italiano a la fundación de un nuevo estado, un estado absoluto, como las monarquías contemporáneas española y francesa.”
“El príncipe moderno, el mito-príncipe, no puede ser una persona real, un individuo concreto; solo puede ser un organismo, un elemento de sociedad complejo en el cual comience a concretarse una voluntad política colectiva reconocida y afirmada parcialmente en la acción. Este organismo ya ha sido dado por el desarrollo histórico, y es el partido político: la primera célula  en la que se resumen los gérmenes de la voluntad colectiva que tienden a devenir universales y totales.”




Los partidos son necesarios para
ü    educar a los electores como ciudadanos,
ü    para acabar con los líderes carismáticos y burocráticos, y entrenar a los lideres suficientes y comprometedores que los sustituyan,
ü    para “inventar” una política de abajo arriba que responda a las necesidades, intereses y aspiraciones de sus votantes, sin que queden secuestradas y sean  respondidas excesivamente por los burócratas de las instituciones.

Pero no los partidos de las vanguardias iluminadas o las burocracias. Los partidos del siglo XXI tienen que asimilar, como todas las demás organizaciones, los requerimientos de la complejidad, olvidarse de las cómodas jerarquías que no funcionan y organizarse en red con sus cargos públicos y los líderes de opinión de sus votantes actuales potenciales – coalición estratégica -, empoderar políticamente a sus votantes, activistas y cuadros que completan la red con la coalición estratégica. Estos “príncipes” del siglo XXI dominan así a los ideólogos, gestores, movimientos sociales y medios de comunicación, que hoy interfieren su acción y su capacidad de generar las transformaciones de comportamientos públicos que se necesitan para transitar la transición.

La transición que vivimos, está mostrando que la sostenibilidad política, la alternativa a la desafección/abstención/desmovilización, no tiene más que una salida estable que hay que encontrarla en la vía de la coalición con los votantes.

Esta coalición es la que produce el compromiso de los votantes, no solo de dar su voto, sino también de ayudar a que otros también lo hagan. Así se consigue una sostenibilidad de resultados políticos. Hay suficientes ejemplos prácticos que lo demuestran y tantos ejemplos de situaciones de cómo se pierde esa sostenibilidad que, en momentos anteriores, se tuvo.






Conseguir y mantener la coalición/compromiso depende de que la formación política sea capaz de proporcionar por sus comportamientos y en contrapartida, unos valores, deseados por los votantes. Para conocer cuáles son esos valores, y asegurarse de que los votantes los perciben en los comportamientos de los partidos y sus cargos públicos, se hace necesaria una intensa y continuada comunicación en dos sentidos, en la que la comunicación unidireccional de los medios masivos no será más que un apoyo, importante en algunos casos, pero nada más.

La comunicación continuada en dos direcciones, es una comunicación persona a persona y para realizarse a la escala de mayorías necesita una organización de personas que quieran y sepan llevarla a cabo.

En el siglo XXI, los partidos serán esas organizaciones de personas en la medida que,
·        abandonen sus prácticas burocráticas que han llegado a convertirlos en maquinarias clientelares y de captura de cargos, y sus dirigentes aprendan a practicar un liderazgo suficiente que en la educación y el empoderamiento de sus votantes y militantes, vaya eliminando tentaciones clientelares y dotando a “su sociedad” de líderes que animen la vía ciudadana a la mejora de la calidad de vida;
·        superen la visión a corto plazo de las campañas electorales, sumando a ellas planes y proyectos a medio plazo para el desarrollo de recursos estratégicos: orientación y conocimiento de los votantes actuales y potenciales[i], recursos humanos competentes – lideres, militantes, analistas y comunicadores, voluntarios, cargos públicos y directores profesionales - y financiación mayor y desde los votantes;
·        activen y motiven a la red que forman votantes – y sobre todo sus líderes de opinión – y sus activitas, con prácticas de elaboración/comunicación  de la política de abajo arriba, en contraste con la política de arriba debajo de las instituciones de legislativas y de gobierno.       

 Y en la medida que los partidos sean capaces de avanzar por esta vía, el partido y los líderes de opinión de sus votantes – actuales y potenciales -con los que ha llegado a coaligarse, pueden llegar a formar una coalición estratégica – gobierno+ partido+ líderes de opinión de los votantes- que asegura la sostenibilidad de los resultados políticos.



[i] Nos referimos aquí a practicar un marketing político orientado a los votantes, en lugar del marketing político orientado a la venta que hoy practican la mayoría de partidos. Se puede profundizar en este concepto y sus prácticas en el libro POLITICAL MARKETING:PRINCIPLES AND APPLICATIONS (2.009) escrito por la profesora escocesa Jennifer Lees-Marshment y editado por Routledge (Londres y Nueva York). Contiene además interesante material sobre el marketing desde los gobiernos, con  el problema del “rebranding” y la reelección, así como una gran cantidad de casos reales y opiniones de políticos. Se trata del primer textbook editado sobre marketing político. 
 Recientemente se ha publicado la segunda edición

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

VAMOS A IR VIENDO EN SUCESIVAS ENTRADAS POR QUE Y CÓMO HACER TODO ESTO.
y LO SEGUIREMOS TRATANDO EN LOS SEMINARIOS "PRACTICAS DE GOBERNANZA EFICAZ", "ACTIVISMO/LIDERAZGO POLÍTICO", "EL ÚLTIMO AÑO DE MANDATO" Y EN EL nuevo COMUNICÁNDOSE EFICAZMENTE EN LA POLÍTICA".

No hay comentarios:

Publicar un comentario