Entradas populares

Follow by Email

miércoles, 18 de febrero de 2015

100 DIAS. QUE HACER

Lo que no deberíamos dejar de hacer en estos 100 dias



1.- Conversar intensamente para coaligarse

2.- Preparar el aterrizaje en las instituciones para no romperse la crisma y si controlarlas y alinearlas con la política.

3.- “Sacar el voto” para no perder finalmente ninguno favorable







2.- Aterrizando sin romperse la crisma


Ya hay bastante experiencia de cómo votos ganados en una elección se pierden en la siguiente. Una buena parte de esas pérdidas se han fraguado en el aterrizaje en la institución, que no ha permitido controlarla a tiempo  y alinear su actividad con las preferencias de los votantes.
Aterrizajes incorrectos, con frecuencia, ha provocado la pérdida de buena parte del poder institucional y social, conseguido previamente.



Detrás de este mal aterrizaje, y como causas evitables, podemos señalar:

  
  • Una mala comprensión del papel de los cargos públicos en las instituciones democráticas, que unas veces ha hecho perder mucho tiempo hasta que se han comprendido los mecanismos de funcionamiento, otras ha llevado a pretender dominar la institución asumiendo directamente los cargos públicos la gestión, trayendo todo ello como consecuencia no llegar a dominar la administración municipal, burocratizando a los políticos y dando un peso excesivo a lo técnico y burocrático en el funcionamiento de la institución, con perjuicio de la política, en mucho casos. La campaña electoral es un buen instrumento para entrenar a los cargos públicos en el papel de activista/líder político que no deberá dejar cuando esté en la institución. A esto ayudará que durante la campaña se consiga un buen conocimiento del potencial técnico y directivo del personal de la institución, para concebir y ejecutar un proyecto para desarrollar la dirección pública profesional y autónoma y montar una coalición gobierno/administración que asegure el control y alineación de esta con la política, sin sumergir a  los cargos públicos en la gestión.
  • Una coalición mal preparada en el caso de un gobierno de coalición de partidos, lleva a que se pierda demasiado tiempo vigilándose unos a otros, y a que la fragmentación por concejalías no favorezca una consideración política de lo que se hace.
  • Propuestas de actuaciones en los programas electorales, con demasiadas incógnitas/conflictos sin resolver, han venido chocando con las estructuras burocráticas poco capaces para aprender. 
  • La falta de un sistema de información para conocer lo que se está haciendo y el valor público que genera. En este sentido, es crucial contar con un presupuesto funcional analítico antes de la toma de posesión, que, por otro lado, puede proporcionar buen material para la comunicación durante la campaña.
  • El mantenimiento de una excesiva falta de regulación y normalización de las decisiones públicas – endémico en la administración local -, que abre la puerta a la arbitrariedad autoritaria en las decisiones, a las irregularidades administrativas y a la corrupción.

Evitar incurrir en estas deficiencias, no es fácil, a partir de la toma de posesión, si el partido y el grupo municipal no han tomado ciertas precauciones, no han desarrollado  determinadas actitudes, y adquirido ciertos recursos – efectivos, formación.

Algunas de estas cosas tienen que suceder, al menos en parte, en el período que resta hasta la toma de posesión, y de alguna manera mezclándose con las actividades de conversar para coaligarse para conquistar el poder. Convendrá, pues, tener en cuenta a la vez el contenido ambos ejes apartados, para decidir lo que habría que hacer antes o después de la toma de posesión.    





Sobre este tema  convocará próximamente un NUEVO  seminario



No hay comentarios:

Publicar un comentario