Entradas populares

Follow by Email

jueves, 18 de agosto de 2016

ESQUEMA CONCEPTUAL PARA EVALUAR "PATOLOGÍAS ORGANIZATIVAS EN ORGANIZACIONES PUBLICAS Y POLITICAS

 Este esquema conceptual es un avance para que cada equipo político elabore su propio esquema que le habilite para saber colectivamente dónde está y que hacer al respecto, pensando en los resultados de 2.019 






1.- Hay bastantes – y quizá muchos – gobiernos que están atrancados en sus intentos de controlar la Administración.

En el mejor de los casos lo están consiguiendo y solo parcialmente, a costa de un gasto personal muy alto de los políticos. Los políticos gastan demasiado tiempo y esfuerzo en batallas que nunca deberían librar con los habilitados nacionales, los técnicos y los sindicatos.

Algunas de estas prácticas pueden ser, a la vez causa y efecto de esta situación:

·       El poder institucional del gobierno se pierde en buena parte cuando balkaniza su organización política en concejalias funcionales para controlar los departamentos de la administración. Ese poder solo lo podría recuperar un “alcalde fuerte”, que es un caso poco frecuente ahora.
·       Otra parte de ese poder se pierde por el ejercicio predominante del poder personal y la arbitrariedad, y la falta de desarrollo de reglas y sistemas organizativos para conseguir resultados.
·       Ni siquiera se utiliza la virtualidad que da el marco legal a los presupuestos anuales, al basarlos en una estructura económica del gasto y prestar poca atención al valor que, para definir política, dirigir de modo eficaz/ eficiente y comunicar, tiene una estructura funcional, analítica hasta el nivel de actividad.
·       Los políticos tienden a controlar la gestión, cuando no a ejercerla personalmente, o por personas de confianza no profesional. Así se malgasta unos recursos humanos de funcionarios que, normalmente, deciden por debajo de su capacidad, y entre los que no se estimulan capacidades de dirección. Y la gestión así es poco eficiente y de una calidad no excelente






2.- También se pierde mucho poder institucional, si hay al frente gobiernos que logran mayorías aritméticas que se basan en coaliciones poco maduras.

Estas coaliciones poco maduras- con pocas metas comunes y alto gasto de energía en conflictos internos que no se resuelven – pueden darse, y de hecho, se han dado en gobiernos de un solo partido con mayoría absoluta. Y se están dando en los gobiernos de coalición de partidos y en los gobiernos minoritarios consecuencias de las elecciones de 2.015.

Algunas de las líneas de análisis para comprender estas situaciones pueden ser

·       Se coaligan las personas, antes que los grupos o los partidos.
·       Coaligarse es una práctica contradictoria con la imposición/mando que es la práctica más extendida.
·       Las negociaciones que pueden llevar a una coalición madura, requieren mucho más tiempo para su constitución  y mantenimiento que los que habitualmente se les dedica.
·       En la medida que los partidos que se coaligan no visualicen ni compartan la realidad político-electoral del municipio, lo más habitual es que cada uno esté pensando en “robarle la cartera” a algún socio.
·       Operativamente, faltan reglas sobre cómo tratar los desacuerdos, cómo tomar decisiones sobre asuntos globales, como presupuestos, nombramientos, protagonismos o comunicación.
·       La estructura política por concejalías funcionales balkanizadas contribuye a hacer más difícil la madurez de las coaliciones.
·       Muchos de los votantes de cada partido no entienden bien lo que significa un gobierno en coalición o minoritario y se hace poco por educarles en ello.


























3.- Los riesgos de no mejorar/empeorar los resultados en 2.019 vienen tanto de estas prácticas ineficaces de gobierno de las instituciones como de otras que tienen que ver con las relaciones entre los grupos institucionales y sus partidos, y con la popia dirección de los partidos.

·       Con frecuencia se ha desmantelado el partido para ocupar los cargos públicos, y en esa operación se han generado tensiones competitivas que no se regulan adecuadamente.
·       La absorción de los cargos públicos por la gestión municipal hace que, con mucha frecuencia, abandonen el cultivo de las redes partidarias que les dieron el cargo, incluidos los militantes del partido.
·       Los partidos consumen una proporción alta de sus energías en las maniobras de  competencia interna y practican más un marketing de venta que de orientación al votante, más alrededor de cada campaña electoral que en una campaña permanente.
·       La mentalidad y prácticas de dirección más frecuentes en los partidos son las autoritario - burocráticas, que tienden a reducir su poder organizativo real, expulsando activistas y tendiendo a reducir a los militantes a “soldaditos burocráticos”.
·       La comunicación política suele ser unidireccional, no se escucha antes de hablar. Se entrena para hablar en público y no a conversar.

·       La desafección política y la proporción creciente de “voto suelto” y la decreciente del “voto apalabrado”, explica la falta de sostenibilidad de los resultados.

--------------------------------------------------------------------------------

Leer + en entradas siguientes de este mismo blog
SEMINARIOS: Aplicación Inteligente del Derecho; Cómo leer y controlar el presupuesto; Desarrollo de la Dirección Pública Profesional y Autónoma; Prácticas de Gobernanza Eficaz
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario