Entradas populares

Follow by Email

lunes, 6 de abril de 2015

FORMANDO COALICIONES PARA CONSEGUIR EL PODER INSTITUCIONAL Y SOCIAL (I)

¿Coaligarse?





La capacidad de formar y mantener coaliciones se manifiesta de un modo contundente en la cantidad de poder institucional – cargos electos – que un partido logra en las elecciones. Pero el dramatismo de esta manifestación no debe hacer perder de vista que para llevar adelante muchos cambios y para conseguir mantenerse en el poder institucional, la organización política necesita conseguir y mantener un apoyo social activo de sus votantes – donantes, voluntarios.

Para coaligarse con los votantes, hay que partir de comprender y conocer cómo toman sus decisiones los diferentes electores. Distinguiremos entre dos decisiones: la de adoptar una actitud favorable hacia un partido/candidato y la decisión de ir a votar.

En ambos casos, la mayoría de los electores no presta gran atención a la vida política, ni se preocupa por conseguir toda la información que requeriría la complejidad de las decisiones. Tienden a tomar en consideración las opiniones de unas personas próximas, en las que confían por coincidencia de valores y por creer que son personas bien informadas y con criterio. Estos son los influyentes o líderes de opinión. Coaligarse con estos influyentes repercute de modo definitivo en las decisiones de los votantes.

Identificar y coaligarse con los influyentes constituye, pues, una tarea principal de una organización política, no solo en la campaña electoral, sino más bien de un modo permanente.

Por su propia naturaleza, estos influyentes (uno de cada diez votantes) actúan en cada barrio. La dialéctica “el barrio que vivimos”/”el barrio que queremos” y los proyectos de desarrollo de barrio pueden ser soportes privilegiados de esta coalición. Pero no olvidando que es la acción en común la que proporciona la más fuerte evidencia de que se puede “crecer juntos” y que habrá que encontrar esas causas que den lugar a que los líderes sociales y los líderes políticos trabajen juntos.






Salvo, en municipios pequeños esta tarea de coaligarse con los influyentes, requiere un número de activistas (un 2% del número de votantes) entrenados para hacerlo.

Contar con este dispositivo viene condicionado por el grado de coalición/conflicto existente que exista entre el grupo municipal y la ejecutiva de la agrupación local y entre los activistas y su dirección.

Los modos burocráticos de dirección generan activistas, y cuando estos existen espontáneamente, tienden más a marginarlos o expulsarlos. De ahí viene la caída de resultados. Una dirección/candidato que quiera contar con suficientes activistas para coaligarse con lo influyentes de los votantes tiene que hacer, al menos: acabar con las “misas conventuales” en que se han convertido las reuniones estatutarias, sustituyéndolas por reuniones de debate y decisión política, en las que puedan influir los activistas; convertir a los activistas que saben hacerlo en entrenadores sobre el terreno de los que no han tenido experiencia. Esta es su coalición con los activistas.

SIGUE

------------------------------------------------------------------


Vamos a dialogar sobre estascuestiones en la sesión online del día 9 de abril, de 19,00 a 20,30 horas. Ver programa y modo de participación en este mismo blog y/o en los eventos de Facebook

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario