Entradas populares

Follow by Email

domingo, 9 de julio de 2017

EMPODERAR MILITANTES Y ORGANIZAR EFICAZMENTE PARA NO PERDER Y GANAR VOTANTES




A lo largo esta semana, a su partir de una publicación bastante contundente  en Facebook de Dany Adell, activista socialista ,bien conocido en diversos enclaves del Pais Valenciano y en las redes virtuales, sobre como ve el a “su” PSPV, se ha producido un dialogo con unos 20 intervinientes.

De estas intervenciones, me ha parecido la mas fructífera para una reflexión organizativa la de Andreu Moratal, estudiante de ciencias políticas y activista socialista en el municipio valenciano de El Puig.

Todo ello enmarcado en el debate de las primarias para elegir el Secretario General del PSPV. Este articulo no interviene en este debate, sino que pretende extraer un marco conceptual para el desarrollo organizativo de un partido político. Dany propone un nuevo modelo de organización y Andreu señala las dificultades de la transición de la situación  actual a ese nuevo eventual modelo.

He aquí una síntesis de ambas entradas

 DANIEL ADELL

‪”DE ABAJO A ARRIBA, POR UNA ORGANIZACIÓN POLÍTICA CENTRADA EN EL VOTANTE. EL EJEMPLO DE LA COMPETENCIA LOCAL.
…el verdadero y necesario nuevo modelo de partido es en el que los afiliados se conviertan en activistas políticos y sociales de partido para ayudar a gobernar, escuchar a los votantes y ganar su confianza.
Más allá de las apelaciones hacia una militancia que se reúne solo consigo misma, encuentro que el cambio de cultura en la organización se debe dar no liderando plataformas de líderes en la interna sino haciendo de aquel que decide ser afiliado al partido un líder de opinión en su entorno que es escuchado por la dirección a la hora de establecer contacto con sus vecinos y otros líderes de opinión local y así poder elevar políticas que le importan a ellos para la buena toma de decisiones de estrategias políticas o gobiernos socialistas.
Yo por ahora solo veo un exceso de retórica ateneísta y reuniones de militantes alrededor de líderes orgánicos en una lucha que solo esconde el enésimo unos contra otros y todos perdiendo votos. La respuesta no está ahí, está en el siguiente paso: la conexión gobierno-partido-activistas-votantes. Muchos de los que se suman a una u otra candidatura ocupando todo su tiempo político en la elección interna de su candidato, de hecho, son compañeros que ni siquiera obtienen resultados remarcables en sus circunscripciones electorales y pareciera que esto no afectara a su capacidad para liderar nada en una organización que necesita de votos como primer alimento. ¿Cómo podemos pedir responsabilidad y una organización mejor a los que no han asumido la suya en la primera tarea: su localidad?
Aprender y entrenar esta nueva organización política efectiva solo se puede hacer acotando a la organización desde lo local a lo global y no al contrario. Por ahora, el modelo que observo de algunos candidatos a sustituir liderazgos apelando a las bases esconde una trampa fundamental: es de arriba a abajo. Sobre todo si se usa iconografía de anteriores procesos federales situados aún más arriba.
El cambio de paradigma no es posible ni desde dentro de la M-30 (léase Ferraz) ni desde una aristocracia burocrática de poder territorial (léase Blanqueríes) ni tampoco de vacuas apelaciones a la base en cenas eternas con los mismos (léase menú de populismo). En definitiva la pugna no puede darse entre una organización centralizada, burocrática y otra centralizada y burocrática pero de ámbito autonómico. La revolución que mantendrá votos y gobiernos empieza por el alcalde que organiza a sus activistas en un sistema de conversación democrática útil y entrenado. En cada barrio con el liderazgo del buen militante preocupado por su entorno, liberado de cualquier yugo orgánico y llevando a su gente a votar por las políticas que le interesan y ha elaborado junto a ellos. Así lo hicieron diversos partidos de izquierdas cuando perdieron el poder institucional, ganando músculo desde abajo autoorganizándose desde los lugares más próximos a sus votantes y simpatizantes. Y así sí que salen nuevos y buenos liderazgos.
Porque si el socialismo responde a las expectativas y anhelos de la gente corriente, entonces se debe a las conversaciones con sus votantes. Ese es su poder. Hagamos una organización que sirva para ello y no generemos más monstruos burocráticos o populistas, entretenimientos vacuos para autoconvencidos de parte”




No contaría con ello. Entre otras cosas porque la cultura interna del partido (y esto se aplica al militante de forma individual) no contempla el entorno externo a lo orgánico como campo a explorar. Tenemos honrosas excepciones pero en general vivimos en una "burbuja" y hay un buen número de militantes que no salen de ese entorno… Ahora bien lo complicado es encontrar el equilibrio necesario entre esa cultura de partido, que existe y si no se tiene en cuenta te puede paralizar media organización (aparte de que también el militante al final es quien paga la cuota y como mínimo quiere que se le mime un poquito), y una evolución a un partido mas activista, con mejor densidad en el pensamiento político y mas “vinculado” al entorno sociedad que les rodea.

 Ahi está el problema. Lo orgánico en el partido se ha convertido en sujeto principal de la construcción del discurso en el PSOE, o para algunos en el PSOE. Lo ideológico, lo táctico y lo estratégico pasan a segundo plano. La organización se ha convertido en ideología en si misma cuando debería ser una cuestión casi logística o de eficiencia para cumplir objetivos.

Creo que estos textos nos ofrecen un buen pretexto para una reflexión sobre la practica política. ·
1-No estoy de acuerdo con el papel secundario de la organización que parece desprenderse de la ultima manifestación de Andreu. La organización del estado de los procesos de concentración y reparto del poder, no solo afecta a la “eficiencia para cumplir objetivos”. Afecta a los intereses personales de los actores y a las estrategias y tácticas que querrán/sabran poner en practica, y a los valores que declararan/cumplirán.

Otra cosa muy dìstinta es estar en desacuerdo con las practicas actuales que se comprenden bajo el titulo de “organización”. Presos de una mentalidad y unas practicas autoritario-buroraticas, con frecuencia, los dirigentes de los partidos pierden de vista el entorno electoral del que depende la salud de su organización y queman sus energias en la cucaña interna. Para ellos organizar es mas como se controla lo que pasa en la línea de su posición competitiva interna que considerar cosas como mejorar resultados, definir bien la tarea primordial, las tareas principales, las buenas y las malas practicas, y entre ellas las que tienen que ver con las interacciones entre los actores, en tänto en cuanto producen el grado de coalicion /competencia que permite disponer/no disponer de recursos.

La primera reflexion es, pues, la necesidad de que en las organizaciones políticas se dedique tiempo y recursos a reflexionar sobre su realidad y perspectivas en términos “organizativos” – resultados, valores, tarea primordial, tareas principales, tareas principales, practicas buenas y malas, interacciones, coaligarse/competir. Esta reflexión no ha de ser solo competencia de los dirigentes. El votante es individual y siempre será mas eficaz en conseguir su preferencia y apoyo la persona próxima a el, el activista, que es capaz de identificarle y acompañarle en sus decisiones políticas. El activista necesita reflexionar pará mejorar sus practicas de clarificar sus valores, entrenarse en sustituir malas por buenas practicas coaligándose con sus votantes, con otros activistas y los dirigentes de la organización a la que haya decidido pertenecer.
2.-La segunda reflexión es que no es sensato pensar en un nuevo tipo de organización sin, simultáneamente, diagnosticar los problemas de la situación actual que se pretenden corregir y el proceso de transición de un estado al otro so pena de quedarse en el mero discurso.
A esto, considerando el proceso desde el activista individual y desde los dirigentes, y la via de convergencia eventual de ambos procesos, dedicaremos una nueva entrada.




  



 · 




Escribe una respuesta...




Escribe un comentario...



No hay comentarios:

Publicar un comentario