Entradas populares

Follow by Email

miércoles, 13 de noviembre de 2013

TRATANDO LA DESAFECCIÓN POLÍTICA (I)

Introducción a una serie: Voy a subir una serie de entradas, actualizando un artículo que publiqué hace unos tres años y que ha servido de punto de partida a los seminarios ACTIVISMO/LIDERAZGO POLÍTICOS.




RESUMEN


La desafección política es una enfermedad del sistema político democrático y como tal puede ser “tratada” hasta irla eliminando o, al menos, paliando sus efectos negativos.

Las manifestaciones o síntomas de la enfermedad se manifiestan en altas tasas de abstención electoral, descrédito de las instituciones, los partidos, los políticos y la política. Y también en disminución del número de militantes inscritos en los partidos y altas tasas de desmovilización de los inscritos.

Su origen puede explorarse en una creciente inadecuación de los comportamientos de los políticos en las instituciones y partidos, con las demandas que se derivan de la  evolución de los niveles de renta, educación de los electores y la  transparencia de las acciones públicas.  Podemos referirnos sintéticamente a esos comportamientos inadecuados, como el ejercicio de liderazgos ”heroicos” – carismáticos o burocráticos – jaleados por campañas mediáticas más o menos, poderosas y bien orientadas, que van destruyendo las redes políticas de apoyo.

En la medida que las manifestaciones indeseables de la enfermedad  provoquen reacciones adecuadas en los comportamientos de los políticos, podremos pensar que se trata de una enfermedad de crecimiento del sistema democrático, pero también se puede pensar que esto es demasiado optimista. De hecho, una de las características de la enfermedad autoritario-burocrática es su escasa capacidad de aprender de la experiencia negativa.





No existe otro tratamiento de la desafección que la modificación de las prácticas políticas en la dirección de escuchar y responder mejor a los votantes actuales y potenciales de cada formación política. La disciplina que puede guiar este tratamiento es un marketing político orientado al votante, con un liderazgo suficiente para reconstruir las redes de los partidos, comprometer a los votantes, voluntarios y militantes, elaborar y comunicar política de abajo arriba y proyectar el desarrollo a medio plazo de los recursos estratégicos del partido, que están en  su gente.




----------------------------------------------------------------------------

Leer + en sucesivas entradas y en la documentación del seminario ACTIVISMO/LIDERAZGO POLÍTICO.  Ver anuncio en Facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario