Entradas populares

Follow by Email

miércoles, 22 de junio de 2016

UNA APROXIMACIÓN ALDISEÑO DEL ENTRENAMIENTO DE ACTIVISTAS

Este es un ejemplo de una Federación Regional de Agrupaciones de un partido político 





Esta aproximación de basa, únicamente, en la experiencia en las Agrupaciones de las dos ciudades mayores. Esta experiencia ha permitido identificar un conjunto de malas prácticas, y aun de valores incorrectos que eliminan la eficacia de la acción política de los militantes y cuadros, y aun impiden que esta tenga lugar.

El entrenamiento va dirigido a desaprender las malas prácticas/valores y al mismo tiempo a aprender las buenas prácticas que tienen que ver con las conversaciones políticas para coaligar, y la organización de eventos que pueden dar lugar a ellas.

Esta nota va a recoger con detalle el contenido de prácticas malas/buenas y la organización de eventos.

Los entrenamientos específicos habrá que diseñarlos sobre cada agrupación o unidad menor, en función de su específica situación.
En lo posible, en cada una de estas distintas unidades se intentará diseñar una acción específica de entrenamiento, ligada al proyecto de mejora de resultados que se pretenden en cada una, asumida por algún equipo de dirección de la misma.




Dos grandes temas de entrada y que estarán presentes a lo largo de todas las acciones

Son la falta de concepción y prácticas de coaligarse, e igualmente de dirigir.

Coaligarse y dirigir

 A bastantes militantes y dirigentes les sorprende la palabra “coaligarse”.

De “dirigir”, cabe decir que apenas hay experiencia de fijarse objetivos de resultados políticos, definir de antemano la tarea para alcanzarlos y entrenar a los que deben ejecutarla para obtener mayor eficacia y eficiente en ella.

Ambas prácticas son necesarias a lo largo de todas las actuaciones y campañas políticas. Las carencias en ellas pueden arruinar cualquier intento de mejora. Y el vacío que ahora existe con respecto a ellas, está en la raíz de muchas de las malas prácticas a desaprender. Muchas veces esas malas prácticas son maneras incorrectas de cubrir los vacíos de prácticas de coaligarse y de dirigir.

Se describen en sendos documentos anexos, las malas/buenas prácticas alrededor de coaligarse y dirigir.



Conversaciones políticas para coaligarse


La comunicación unidireccional – discursos, programas, argumentarios, aplausos – aparta a los votantes del partido.

La comunicación en dos direcciones – encuentros, escuchar, preguntar, negociar, comprometer- recompone las redes y el capital social partidario.

Las decisiones de los votantes se toman en conversación en un círculo en que debemos estar. Para poder entrar en el círculo de las decisiones de nuestros votantes tenemos que aprender a conversar, a preguntar antes de decir. Aquí tenemos una mala práctica muy arraigada.

Si intentamos dar respuestas antes de entender a fondo lo que nos dicen nuestros votantes, es fácil que la respuesta sea fácil, pero no eficaz.

Hay que explorar a nuestros votantes, sin trasmitir la sensación de que ya sabemos lo que nos van a decir y tenemos preparadas las respuestas. A este respecto convendrá practicar algún tipo de “averiguación humilde”

La comunicación bidireccional se produce mejor en entrevistas personales que en reuniones. Los compromisos de toman mejor entre dos personas. Juntar varias personas introduce una complejidad difícil de manejar, si se pretende una comunicación de  suficiente calidad.

En ambos casos, es necesario preparar el encuentro – qué se persigue, cómo se conseguirá. Una reunión debería venir precedida de encuentros personales necesarios.

Muchas reuniones formales de las que celebramos, no aportan utilidad práctica. Habría que estudiar cómo aportársela, dado el consumo de tiempo que significan. Un partido político no puede gastar su tiempo en “misas”.

Las conversaciones políticas ahora están requiriendo contenidos, al menos sobre

·        El presente y el futuro del barrio de cada votante. “El barrio que vivimos” para educar a los votantes en una visión colectiva de su barrio. “El barrio que queremos” como expresión del pacto de coalición de los equipos de barrio del partido, con los líderes de los votantes. Todo ello, en un lenguaje narrativo y no abstracto.
·        Acción directa en común sobre problemas que deben resolverse a corto plazo, empoderando a los líderes de los votantes para movilizar gente por reivindicaciones acalladas hasta ahora. Esta acción en común, ofrece bases muy sólidas para la coalición con los líderes de los votantes.
·        Autocrítica. Es mejor reconocer  los errores pasados, antes de que te los echen a la cara. En el contexto de reconocerlos, es más fácil que nos acepten los aciertos indudables.



Sobre todos estos puntos, habrá un apéndice que desarrolle las conversaciones para coaligarse con los votantes y sus líderes. A ello añadiremos un apéndice específico sobre las conversaciones que deben dar lugar a la dirección consciente entre equipos del partido.



Organización de eventos que dan lugar a conversaciones para coaligarse.


Para facilitar que las conversaciones para coligarse tengan lugar deben producirse eventos que las faciliten.

Sin perjuicio de ir diseñado otros más adelante, ahora merece la pena prestar atención y poner en marcha los siguientes.

·        Identificación de votantes actuales y potenciales, en reuniones y entrevistas con los militantes, con los mayores, con miembros de las asociaciones y con los interventores de mesa en las elecciones. A propósito de las próximas elecciones europeas, se puede llevar a cabo una campaña de identificación telefónica, para la que se establecerá un protocolo de contacto telefónico, y de registro de la información, ligado todo ello, en lo posible con la campaña electoral.
·        Encuentros de votantes, .como primer paso para actuar de acuerdo con los votantes. Hay una explicación amplia de este encuentro en los libros de referencia.
·        Encuentro de la dirección. 10 mesas de 10 personas discuten sobre lo que les gusta y no les gusta en la ciudad y en el partido, durante unos 45 minutos, mientras cenan o similar. Portavoces de las 10 mesas lo exponen a todos. La dirección responde en sintonía. Hay también una explicación amplia en los libros de referencia. Se trataría de intentar reunir a unas 6.000 personas diferentes, en 60 encuentros, 2 por barrio.


Habrá que diseñar un procedimiento democrático que permita elaborar unos manifiestos electorales, que satisfagan a los líderes de barrios, junto a otras visiones de sistemas generales y sectoriales de la ciudad.







PUESTA EN PRÁCTICA

Todos los temas marcados con negrita serán objeto de un documento anexo que complete su contenido. En estos momentos se ha preferido hacer un esquema general para facilitarla visión de conjunto.

Por otro lado, no se trata de ofrecer un programa standard de formación, sino más bien acordar criterios para aportar a los grupos de activistas, el entrenamiento que les sirva para el proyecto de mejora de resultados que estén llevando a cabo, en su respectivo entorno.

Habría, pues, que partir con los responsables de equipos de barrio, de evaluar cuáles son las necesidades que sienten ellos mismos y sus equipos, y acomodar lo entrenamientos a las circunstancias específicas de sus proyectos. Las malas prácticas a evitar y las buenas a experimentar.

Una circunstancia a tomar muy en cuenta, es la de que exista en el equipo alguien que domina alguna buena práctica, y pudiera servir para entrenar a sus compañeros. A este respecto, tendremos previsto un módulo rápido para segurar que pueda hacerlo bien.

Podrán organizarse sesiones colectivas para distintos equipos siempre que sus necesidades coincidan y la logística lo permita.


 ------------------------------------------------------

Leer + en otras entradas de este mismo blog y en www.marcoslekuona.net
SEMINARIOS: Conversando para coaligarse. Escuchar y contar historias. Practicas de Gobernanza Eficaz, Claves de Eficacia de una Campaña Electoral. Como Ganar y no Perder Votantes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario