Entradas populares

Follow by Email

sábado, 17 de septiembre de 2016

LAS DECISIONES PUBLICAS NO REPETITIVAS

NOTA SOBRE LOS PROCESOS DE TOMA DE DECISIONES PUBLICAS NO REPETITIVAS.
A propósito de la Carretera General Maó/Ciutadella

Esta nota fue redactada  introducción al tema  a propósito de un caso concreto. Más allá de la anécdota del caso - del que no tengo idea de cómo terminó - me parece interesante llamar la atención aobre la conveniencia de diseñar de antemano los procesos de toma de estas decisiones y el proceso propuesto en este caso.




Los gobiernos toman una serie de decisiones repetitivas siguiendo ciertos rituales pautados por las normas procedimentales. Sin embargo, tienen que inventarse las reglas de decidir sobre otras cuestiones, no de menor importancia. Estas decisiones, al no ser repetitivas ni estar pautadas administrativamente, requieren el diseño de procesos ad-hoc.

Estos procesos tienen que ver con despejar incógnitas y conflictos que contienen las cuestiones respectivas, relativas a la operatoria (qué hacer para conseguir qué), los valores (preferencias de los electores) y las estrategias de actores influyentes (elite del poder, asociaciones y organizaciones, medios de comunicación). Se trata, pues, de procesos complejos y arriesgados.

Con frecuencia, los gobiernos pretenden simplificar la situación y conjurar la angustia que puede generarles, encargando a unos técnicos la solución al problema, de modo que consiguen una justificación tecnocrática a su decisión. El precio de estos servicios suele ser proporcional al grado de angustia que pretenden conjurar.

En la realidad, los técnicos, si lo son seriamente en su materia, sólo son competentes en la materia operatoria de su profesión, pero no en el campo de los valores ni de los acuerdos con actores influyentes. Pero generalmente, para completar el conjuro se inventan criterios de valor y estrategias de los actores que no tienen por qué coincidir con lo que después puede suceder. Todo lo cual, puede funcionar cuando los conflictos de valores y estrategias no son importantes y más o menos todo el mundo acepta la “falacia tecnocrática”, que se suele etiquetar con el nombre prestigioso de “Planes” (generales, integrales, directores…)

Pero nada de esto funciona en una situación donde la ignorancia sobre realidad existente es grande y los intereses de ciertas partes están fijados de antemano. Estas partes, están dispuestas a no aceptar los “inventos tecnocráticos” y a combatir cualquier decisión que quiera legitimarse en ellos, defendiendo sus propios valores con estrategias activas.

En situaciones caracterizadas de esta forma, el gobierno puede encontrarse combatido a izquierda y derecha, y su discurso tecnocrático tampoco encuentra eco en sus votantes porque tampoco recoge sus valores.  Es más probable que el discurso fácil de quienes le combaten llegue a convencer antes a algunos de los suyos. Por este camino, han perdido muchos votos gobiernos de izquierdas.


Muy distinto a esta manera de encarar los problemas públicos ha sido la llevada a cabo por el PSOE de Menorca ante las cuestiones que han desembocado en el Plan Territorial Insular. Durante mucho tiempo, el PSOE ha trabajado de acuerdo con otros partidos y grupos de izquierdas, en que la gente conociera la realidad y asumiera criterios de valor, introduciendo así  el tema del medio ambiente y su sostenibilidad en la agenda pública de la ciudadanía de la Isla. De este modo, ha conseguido una movilización de sus votantes hacia las posiciones defendidas y tener enemigo en un solo flanco.


El Plan Director de Carreteras.


Una buena cantidad de determinaciones de este Plan responden a despejar incógnitas operatorias, y responde, pues, a lo que cabe esperar de una intervención técnica.

Pero, en lo referente a la Carretera General Maó/Ciutadella, ni la alternativa propuesta se deduce claramente de los datos analizados, ni criterios de decisión como grado de congestión, riesgo y molestias en la conducción, impacto en el medio ambiente,  han sido verificados con las preferencias de los electores y los actores influyentes.

Llevar adelante directamente las recomendaciones de este Plan, debería llevar a reflexionar previamente, si no ofrece un pretexto ideal para que “los que quieren construir a toda costa” y “los que no quieren que se toque nada” monten sus campañas en contra, ante la pasividad desorientada de quienes no son ni los unos ni los otros.

Según algunos piensan, ante las opciones de,

·        no hacer nada,
·        2+1
·        2+2

, la mayoría de la gente va a preferir 2+2, salvo que una acción educativa fuerte y una coalición como la del PTI pudieran cambiar sus percepciones. Pero esta es una incógnita muy importante que no se puede despejar por un simple acto de voluntad con una mayoría en contra, sino por un proceso de decisión que sirva para aclarar cuáles son las preferencias mayoritarias y permita que el gobierno las adopte como propias y no se pliegue ante la derrota pública de sus tesis.

En todo caso, será prudente ponderar el riesgo que se correría con una decisión de voluntad ahora, frente al que supone desarrollar ese nuevo proceso.




Un proceso ad-hoc de decisión


En situaciones de este tipo, se hace patente la insuficiencia del “atajo tecnocrático” a la necesidad de diseñar y ejecutar procesos  ad-hoc para la elaboración, toma e implementación de decisiones estratégicas no repetitivas.

Cuando el nivel de incertidumbres y conflictos contenidos en este tipo de cuestiones es suficientemente alto, es preferible pedir de los técnicos buenas soluciones operativas. Y al mismo tiempo, dedicar esfuerzos a la invención de los procesos a través de los cuales los electores y actores influyentes conozcan suficientemente bien los aspectos de la realidad que no conocen y debates y negociaciones establezcan los criterios de valor mayoritarios y minoritarios que se van a tener en cuenta de las decisiones.

El Plan Director – que así se puede seguir llamando – pasa de ser un documento formal que aprueban los órganos políticos, a convertirse en un proceso de comunicación, priorización y negociación, fruto del cual aparece cuales son las preferencias de la mayoría y de las minorías y el gobierno puede responder a las primeras y pactar una satisfacción suficiente con las segundas.

Con la información de que ahora dispongo, esta podría ser una sugerencia inicial de la forma de este proceso.


Resumir toda la información de que se dispone de modo que se obtenga una documento de base para la comunicación pública, distinguiendo entre datos ciertos e incertidumbres a despejar y dando un tratamiento como un conjunto de decisiones secuenciales.
Originar un debate público suficiente.

Poner en marcha, al mismo tiempo, la ejecución de todas las decisiones que no están sometidas a las incertidumbres- mejoras, desdoblamiento Maó/Alaior…-

Estudiar la estructura social implicada en estas decisiones:
·        Grandes usuarios (chóferes no propietarios, transportistas, taxistas, rent-a-car, patronales, comerciantes, vendedores, distribuidores/mayoristas, ambulancias, bomberos, policías locales y nacionales
·        Particulares
·        Ecologistas
·        Constructores
·        Entidades (50/100)

Establecer el número de personas que deberían se escuchadas para asegurar que son oídos todos los afectados. Identificar líderes de opinión.

Realizar una encuesta telefónica con muestra ponderada entre          conductores, intuyendo la pregunta sobre su interés en participar en la decisión, distinguiendo los tres tramos de la carretera.

Conseguir un número de voluntarios suficiente con el número establecido, con el concurso de asociaciones y líderes políticos e institucionales.


Llevar acabo una encuesta Delphos, previas unas reuniones con los voluntarios, en la que se produzca al menos, un diagnóstico de la situación que incluya el establecimiento de criterios y una evaluación de las tres alternativas. El ejercicio debería consistir en, al menos, 3 rondas y, en su caso, contar con algunas reuniones presenciales.
-------------------------------------------------------------------
Leer + en el Cuaderno de Trabajo para cargos Públicos y sus Asesores, nº 6 titulado "Proyectos Estratégicos, claves para una innovación política y administrativamente útiles" y nº 15 "Planes y proyectos políticos/planes y proyectos estrategicos" (UN resumen de estos cuadernos puede descargarse en www.marcoslekuona.net)
SEMINARIOS: Prácticas de gobernanza eficaz; Análisis, organización y comunicación de la política. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario