Entradas populares

Follow by Email

miércoles, 14 de septiembre de 2016

POLÍTICOS Y ESTRUCTURAS ORGANIZATIVAS - LOS GOBIERNOS

En todas las organizaciones, cómo se divide y coordina el trabajo que se lleva a cabo - que, convencionalmente, llamamos estructura organizativa - es un factor clave de eficacia y eficiencia de las mismas. No es aventurado afirmar que en, nuestro país, las estructuras organizativas públicas generan demasiada ineficacia e ineficiencia. 
Las estructuras organizativa generan eficacia y eficiencia, cuando se diseñan e implantan atendiendo por una parte, a los resultados a conseguir y las tareas para lograrlos, y, por otra, las motivaciones y aprendizajes de las personas que los asumen. En nuestro caso, resultados y tareas son ampliamente dejados de lado, y priman criterios de lealtades personales y de presiones corporativas.

Esta y algunas entradas posteriores, van a proponer la aproximación para dotar a nuestras instituciones públicas - políticas y administrativas - de unas estructuras organizativas que fomenten la legalidad, la eficacia y eficiencia  de ellas.

Analiticamente, vamos a diferenciar la estructura de la organización de la política - los gobiernos -,  de la organización de la administración.  A partir de ello, trataremos de cómo integrar ambos niveles, a través del desarrollo de una dirección política profesional y autónoma.  



Tareas y estructura política


¿Si los concejales de un gobierno no dedicaran su tiempo a dirigir la administración municipal y al día a día administrativo de la misma, tendrían tareas para justificar el empleo de su tiempo? Sin ninguna duda.

El liderazgo del gobierno viene condicionado por las relaciones que es capaz de establecer con los ciudadanos, con los otros Grupos Políticos, con la Administración, con otras Administraciones y Organizaciones, y, no menos importante, las relaciones que establece entre sus propios miembros. Estas relaciones deben conseguir una ejecución de los procesos políticos locales, de modo que se asegure la coalición de una mayoría de votantes. Por ello, la especial importancia de asegurar una relación muy activa con la comunidad local, sus grupos de interés y líderes de opinión.

La activación de los procesos políticos locales requiere la asunción por parte de los componentes del gobierno, un conjunto de tareas, que pueden ser llamadas por ello tareas políticas”

            Obtener una evaluación de la actuación municipal desde los ciudadanos.
            Identificar y priorizar necesidades de grupos de ciudadanos.
            Comunicar, persuadir y educar al ciudadano.
            Intervenir, apoyando, en los procesos de formación y funcionamiento de las asociaciones sociales.
            Identificar y cultivar líderes de opinión.
            Conocer la estructura económica y social de la ciudad y su evolución.
            Elaborar y debatir hipótesis acerca de la relación entre comportamiento de voto, actitudes políticas de los electores, identificación ideológica, visualización de los beneficios de los servicios / proyectos municipales, trabajo favorable de los políticos. Identificar segmentos de electores diferentes.
            Diagnosticar problemas públicos con los demás miembros del gobierno.
            Esforzarse por construir visiones colectivas de la realidad de la vida política local, sumando las visiones propias con las de otros, a través de reuniones.
            Participar en el trabajo colectivo de decidir: proyectos, programas, presupues­tos, planes y normas. Priorizar actuaciones en función del interés político.
            Obtener con la ayuda de los técnicos y directores correspondientes, objetivos operativos de actuaciones para el logro de las metas políticas del gobierno.
            Elaborar propuestas de proyectos estratégicos para despejar incertidumbres / conflictos sobre metas / tecnologías.
            Coordinar, jerarquizar y establecer una cierta estructura entre diferentes especialistas / técnicas para obtener las metas de un proyecto estratégico.
            Conocer y evaluar los resultados obtenidos por servicios / programas y proponer las correcciones oportunas, bien en objetivos o en el modo de ejecución.
            Conocer en lo necesario la tecnología pública municipal: aplicación del derecho, gestión económico-financiera, gestión de la función pública.
            Asegurar que los compañeros de gobierno tienen la información necesaria de lo que sucede en la institución.
            Entrenar a nuevos compañeros en las tareas políticas.
            Detectar conflictos y hacer para mantener la coalición interna del gobierno.
            Asegurar la coalición con otras Administraciones y entidades externas.


Esta lista de tareas políticas se ha obtenido en un seminario con  varios concejales y analistas de política de un gobierno local, no puede considerarse exhaustiva. Sirve para visualizar la gran cantidad de trabajo que implica una buena activación de los procesos políticos locales.  

En la práctica actual se puede observar poco desarrollo de las tareas que implican relación con los ciudadanos y trabajo colectivo de los miembros del gobierno en la definición de las políticas, así como en la evaluación de lo realizado. Un mayor desarrollo de las tareas políticas se puede materializar en un cambio en las pautas de empleo del tiempo de los cargos elegidos del gobierno. Este cambio implica la dedicación de más tiempo a las tareas que tienen que ver con la relación con los ciudadanos y las tareas de elaboración, decisión y evaluación colectiva de políticas, normas, planes, proyectos, programas y presupuestos.

Si a estas tareas, sumamos las que los concejales deberían asumir como miembros cualificados de su partido en el logro de la coalición con sus votantes y la tareas, mencionadas en la lista anterior que tienen que ver con el mantenimiento de la coalición interior del gobierno – muy descuidadas con frecuencia – y la cooperación interadministrativa – naturales en un estado compuesto como el nuestro- cabe concluir que es posible ocupar todo el tiempo de todos los concejales del gobierno – y de la oposición- con tareas políticas. Y que la modernización política del régimen local depende más de este cambio que den ningún otro




Una estructura de organización multidimensional para la política

Considerando la naturaleza de las tareas políticas que hemos listado más arriba, fácilmente se deduce nos es posible responder a sus exigencias con una estructura en dos dimensiones, como es lo corriente.

Vamos a tratar, en una próxima entrada,  como mejorar la situación actual, incorporando unas estructuras organizativas en varias dimensiones. Y en cómo incorporar a las estructuras funcionales actuales, una dimensión territorial, una dimensión por beneficiarios/ prestatarios de los servicios, una dimensión divisional por prestaciones, y una dimensión de roles/funciones necesarias para asegurar la integración del conjunto. Veremos también cómo esta multidimensionalidad favorece aprovechar las motivaciones y aprendizajes de los actores.

Y para incorporar la consideración de la naturaleza de las tareas políticas, vamos es estudiar la consideración del trabajo político como trabajo por proyectos y la organización por proyectos estatégicos.
  
 ------------------------------------------------------------------------------

Leer + en ese mismo blog, y en los Cuadernos de Trabajo para Cargos Públicos y sus Asesores, nº 14 y 16, "La modernización del gobierno local" y "Del marketing político a la gobernanza eficaz" (Resúmenes de estos cuadernos se encuentran en www.marcoslekuona.net)



No hay comentarios:

Publicar un comentario