Entradas populares

Follow by Email

miércoles, 14 de septiembre de 2016

POLÍTICOS Y PRESUPUESTOS

Los presupuestos y programa anuales pueden ser la norma interna más potente para coaligar un fuerte poder organizativo, por cuanto que sirven a la vez para definir y comunicar una política, planificar las finanzas locales y definir y controlar la ejecución de las actuaciones municipales.





Para ello:

  • Mantener la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos por medio de prestaciones públicas en el marco de la capacidad económico financiera que gestiona cada institución, medible, entre otros indicadores, en términos de su ahorro bruto y neto entre ingresos y gastos, el remanente de tesorería y la carga financiera y el indicador de carga financiera. Entender la situación económico-financiera de una institución local, no debe considerarse como una exclusiva de especialistas, sino que debe compartirse por todos los políticos y directivos.
  • · Prestar tanta atención a los ingresos con que se financian los gastos, atendiendo a los específicos que puedan generar las actividades, y elaborando una verdadera política fiscal transparente. Cuidar de la recaudación efectiva de los derechos liquidados.
  • Transparentar qué actividades lleva a cabo la institución, llevando a un análisis detallado (5 dígitos) de la estructura funcional del presupuesto, de modo que, queden identificadas al menos, un centenar de actividades en ayuntamientos pequeños, y entre dos y cuatro centenares en ayuntamientos medianos.
  •  Transparentar en el interior de cada actividad, las prestaciones y los prestatarios de las mismas, así como los gastos y los ingresos que las financian, y el procesos de producirlas (qué, para quién, cómo, con qué coste").
  • Partir en cada ejercicio de la consideración de la base presupuestaria ( =actividades del ejercicio anterior), y proceder a reducir esta base antes de ampliarla en función de los ingresos sobrantes.
  • Tomar las decisiones de reducción y ampliación de la base presupuestaria en ejercicios de priorización colectiva, que pueden contribuir a la eficiencia si se realiza con el personal municipal, y a la eficacia si se lleva a cabo con los políticos, militantes y los votantes.

  • Normalizar las decisiones presupuestarias en algún tipo de reglamento que puede llamarse presupuestario o de eficacia/eficiencia, que incluya un horizonte no sólo anual sino también cuatrienal.
  • Llevar a cabo, en el marco de la norma presupuestaria, modificaciones tri/cuatrimestrales del presupuesto, revisándolo globalmente, y, en lo posible añadiendo un nuevo período al final de los doce meses considerados.
  • Dotarse de una función adscrita a la alcaldía, específicamente encargado de la gestión administrativa y técnica de los presupuestos, y en su caso de su programación/seguimiento/ evaluación. Según las dimensiones del municipio esta función puede materializarse en un órgano especifico (por ejemplo, una oficina de presupuestos y programación), o estar asignada a un órgano que ejerza otras funciones a la vez.

 ------------------------------------------------------------

Leer + en este blog y en la documentación del seminario Cómo leer y controlar el presupuesto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario