Entradas populares

Follow by Email

miércoles, 9 de agosto de 2017

ACCION &I NVESTIGACIÓN

INVESTIGACIÓN&ACCIÓN

Esta es la tercera base metódica propuesta  para elaborar por cada gobierno una lógica de desarrollo de sus procesos políticos y los sistemas de apoyo


La investigación acción es una forma de aprender colectivamente sobre situaciones problemáticas y de emprender acciones para mejorarlas. La vinculación de los términos "investigación" y "acción" señala el rasgo más característico de esta metodología: el sometimiento de las ideas a la prueba de la práctica, como medio de mejorar los planes de actuación y de lograr un aumento del conocimiento sobre los mismos y las situaciones a que se aplican, por parte de los participantes en sus trabajos.

Tal y como concibió la investigación-acción, su creador Kurt Lewin, y después se ha ido aplicando a situaciones sociales complejas, difíciles y dominadas por los conflictos, es un proceso de peldaños en espiral, cada uno de los cuales contiene planificación, acción y evaluación del resultado de la acción.

Comienza con la idea general de que es deseable alguna clase de mejora o cambio en una situación problemática, donde se entremezclan preocupaciones e influencias de los miembros de un grupo. El procedimiento persigue la decisión del grupo y el compromiso con la mejora. Los miembros del grupo, después de una exploración sobre el terreno de las circunstancias y de una puesta en común de valores y percepciones acuerdan un plan general y lo dividen en peldaños sucesivos. A continuación atacan el primer peldaño, siguiendo una secuencia similar a la siguiente:

p   La comprensión de la situación que el grupo es capaz de compartir, le permite diseñar y acordar un plan de acción para mejorar lo que está ocurriendo. Los planes de acción deben ser flexibles y sensibles al cambio, respondiendo a las circunstancias. Y sus metas deben considerarse con realismo en el marco de las negociaciones y compromisos  necesarios para su logro. Unas metas que signifiquen adelantos o mejoras modestas pueden ser suficientes en una primera etapa, confiando en la capacidad de acumulación y aproximación que pueden tener los sucesivos peldaños.
p   El plan se ejecuta a través de las acciones que lo ponen en práctica. La acción es fruto del debate crítico del grupo, y resulta como una variación reflexiva de la práctica existente.
p   Los efectos de la acción son observados, a partir de los datos registrados y recogidos por sus propios actores. La observación tiene el objeto de documen­tar los efectos de la acción. La documentación creada debería ser capaz de facilitar la reflexión sobre el proceso mismo de la acción, los efectos (tanto pretendidos como inesperados) de la acción, las circunstancias en que la acción se ha desenvuelto y las limitaciones o ampliaciones que han supuesto a la acción y sus efectos, y cualquier dimensión de la realidad que sea relevante y no haya sido contemplada de antemano.
p   La reflexión trabaja sobre la acción registrada en la observación y enriquece el marco de referencia previo de los participantes cuando las nuevas perspectivas que, sobre la situación y las posibilidades de actuación, se derivan de la nueva descripción y valoración de la realidad, proporcionada por el debate entre los miembros.

Estos cuatro momentos de la investigación-acción forman una etapa de la espiral continua puesta en marcha por el método. En cada etapa, puede ponerse en causa y rediseñarse el plan general y las etapas-peldaño que lo forman, y, sobre la plataforma más firme de los aprendizajes logrados, acometer una nueva fase del cambio.

Los métodos de investigación-acción son conocidos y utilizados en el campo de los servicios personales de las instituciones locales. Por ello, entendemos que no merece la pena emplear más espacio para exponerlos. Quizá, sí es interesante señalar la oportunidad de experimentar estos métodos y de solicitar el concurso de profesiona­les experimentados en los mismos, en campos donde su uso es poco frecuente, como cuestiones estratégicas en la ordenación del territorio, la seguridad ciudadana y los cambios organizativos.

En la misma línea de conjuntar la teoría y la práctica, la metodología de la "reflexión en la acción" de Donald A. Schon  y sus propuestas de un "practicum reflexivo" en el entrenamiento de profesionales para las demandas de la práctica, tendrán que influir lo antes posible en la preparación de políticos y sus asesores, en la asunción de las tareas de liderazgo político y social, como diferenciadas de las tareas de una dirección administrativa.


EJERCICIOS

§  Reflexionar sobre el grado de desarrollo de los sistemas de gobierno y el nivel de procesos políticos, junto con sus participantes, que en ellos se activan, percepción / definición de problemas, priorización, organización de la gente que prioriza, acceso a los que deciden, planteamiento de la agenda política, formulación de soluciones, legitimación, presupuestación, puesta en práctica, evaluación.
§   
§  Hacer una lista de las cuestiones estratégicas que se deducen de ellos.
§   
Identificar las fuentes de incertidumbres y conflicto

No hay comentarios:

Publicar un comentario