Entradas populares

Follow by Email

lunes, 7 de agosto de 2017

LA DIRECCION POR INTERESES, UNA BASE PARA LA LOGICA POLITICA

DIRECCIÓN POR INTERESES [1]

Tanto el cargo electo, como el analista de política y los directores públicos encontra­rán útil familiarizarse con la práctica de la dirección por intereses para sus tareas de interacción con grupos y organizaciones distintas de la suya propia. Una de las técnicas de la aproximación de la dirección por intereses se denomina "planificación basada en los intereses". Esta técnica tiene su origen en proyectos urbanísticos del Canadá y ha sido aplicada posteriormente por su Administración Federal. Según esta aproximación, la planificación basada en los intereses consta de cinco etapas principales que no tienen un orden fijo y, en la práctica, pueden simultanearse o cambiar el orden de la secuencia que mostramos a continuación:

1.- Identificación del problema. La definición preliminar del problema y sus elementos, debe diferenciar los aspectos calculables de los no calculables, así como las variables controlables desde el organismo planificador de las incontrolables para el mismo.
2.- Identificación de los grupos de interés relevantes en el problema. Se identifica la circunscripción ("constituency") de intereses que rodea al problema junto con la visión / perspectiva de cada interés.
3.- Definición sucesiva de los problemas de la circunscripción de intereses. El responsable inicia un proceso de definición sucesiva del problema a través de la interacción entre los grupos de interés. Así la definición inicial puede reducirse o ampliarse, introducir intereses adicionales, o introducir nuevas perspectivas que abran nuevas posibilidades para su resolución.
4.- Conexión progresiva de los intereses de los grupos relevantes. El trabajo busca y favorece el desarrollo de elementos comunes o complementarios entre las percepciones mantenidas por los diferentes grupos de intereses. Las conexiones entre los intereses se construyen  en torno a estos elementos, lo que conduce a un acuerdo sobre cómo responder al problema o partes del problema. El proceso puede requerir una ulterior redefinición del problema(una vuelta a la etapa 3), y escrutar  perspectivas adicionales sobre el mismo, para elevar las posibilidades de una conexión creativa de intereses, por encima del simple nivel de intercambio.
5.- Logro de un consenso entre los grupos de interés. La conexión progresiva de perspectivas de los grupos de intereses, tanto sobre el problema como sobre la solución, se encamina por el responsable del proceso hacia algún nivel de consenso factible sobre cómo resolver el problema. Esto implicará generalmente un conjunto entrelazado de decisiones sobre cómo se han de desplegar ciertos recursos con respecto al problema. La respuesta conjunta  puede ser una de compromiso hacia una solución comprensiva  para un problema calculable, o de no-solución; en cuyo caso, muy probablemente se seguirá una aproximación "incrementalista desarticulada" (compromisos mínimos).

Podemos denominar a esta aproximación como "planificación por negociación" o "planificación participativa". La dirección por objetivos, aparece como una técnica para asegurar la traducción a la práctica de los objetivos, definidos a través de la dirección por intereses.



[1]Las ideas de este apartado están obtenidas del capítulo 5 " La Gestión Pública del Interés Privado", de M. Chevalier y T. Burns, pags.141/160, del tomo I del libro colectivo GESTIÓN DE ENTES Y EMPRESAS PUBLICAS, publicado por la Editorial Desclée de Brower, Bilbao, 1.988. Más allá de la breve síntesis que aquí ofrecemos, es recomendable la lectura del texto íntegro.







No hay comentarios:

Publicar un comentario