Entradas populares

Follow by Email

viernes, 15 de julio de 2016

GUIA DE TRABAJO PARA SECCIONES ELECTORALES Y BARRIOS EN UNA ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE UNA CIUDAD GRANDE (II)

GUIA DE TRABAJO PARA BARRIOS Y SECCIONES ELECTORALES EN UNA ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE UNA CIUDAD GRANDE (II)



Este es un ejemplo de un documento que pretende guiar los trabajos de reconstrucción de las redes partidarias para una organización política. Su reflexión puede servir igualmente para crearlas en un partido nuevo.

Lo publicaremos en tres partes: una primera que recoge un guión para la formación en comunicación eficaz –que se recoge en esta entrada – previa a los entrenamientos; la segunda determina los objetivos y contenido de las secciones electorales y los barrios; y la tercera analizará los procesos de tarea, la estructura necesarios y el desarrollo de la puesta en práctica.

 


2.- LAS SECCIONES ELECTORALES: OBJETIVOS Y CONTENIDOS










1.1. Secciones electorales
La contribución esencial del equipo de una sección electoral al partido radica en su inserción social. Las maneras de llevar a cabo ésta van a depender de cómo sea el entorno vecinal de esa sección electoral y del barrio, de la posición de los votantes  en la misma y del mismo equipo.
La autonomía que los equipos de sección electoral deben tener para acomodar sus maneras de actuar a la espontaneidad de esas interacciones vendrá enmarcada en la obtención de unos objetivos. Éstos habrán sido negociados con el equipo de barrio y con la dirección de la Agrupación de Distrito correspondiente.
Estos objetivos son básicamente la obtención de resultados concretos expresados en forma de votos que se consiguen en cada elección, y en el ínterin, la consecución de unas metas, medibles en términos de indicadores que sirven para predecir el avance que se va consiguiendo en las interacciones con los votantes actuales y potenciales.
En este sentido los objetivos no son un mero acuerdo sobre unas cifras estimadas. El papel que la negociación y acuerdo sobre objetivos tiene en la dirección política consciente es el de:
1) estimular una reflexión sobre la situación y provocar un intercambio de compromisos entre el equipo de la sección electoral, el equipo del barrio y la agrupación, y
2) poner a contribución unos esfuerzos especificados sobre los votantes actuales, los potenciales y sus líderes de opinión y en su aplicación en el tiempo, a lograr las cifras de votos que se marque.
Los objetivos de votos se acordarán de manera definitiva junto con la aprobación del plan de campaña electoral. Durante todo el período anterior los responsables deberán animar un “juego de compromisos/objetivos”: estudiando las previsiones que pueden derivarse de la historia electoral de la sección, haciendo programas de los procesos de cultivo de los votantes actuales y potenciales y de sus líderes de opinión, y revisando frecuentemente su ejecución y lo que de ella se deduce, implicando en todo ello al equipo de militantes y voluntarios.

Los objetivos de votos en cada elección están compuestos por:
§  Los votos actuales, es decir los votos de la última elección de la misma clase – municipales, autonómicas, estatales, europeas -, a los que habrá que deducir la disminución del censo en cuanto afecte a nuestros votantes – defunciones, traslados de domicilio – y la estimación que pueda hacerse de los votantes actuales que pueden abstenerse o votar en blanco en esta elección, o votar a otras listas.
§  A esta estimación de votantes actuales, se añadirán la parte de votantes potenciales, que se pueda estimar es conseguible en función de actuaciones que se van a llevar a cabo. Los votantes potenciales están formados por las siguientes categorías:
ü  Abstencionistas recuperables, porque se conoce las razones por las que se abstuvieron y se tiene previsto como superarlas.
ü  Nuevos votantes, por razones legales de edad o ciudadanía, para los que están previstos grupos de trabajo de votantes actuales de su misma categoría que van a conseguir su voto.
ü  Nuevos residentes, que han trasladado su domicilio a la sección electoral, y se tienen localizados cuáles son estos domicilios.
ü  Votantes de otros partidos, de los que se tienen indicios de su intención de cambiar, y se ha previsto el camino para ayudarles a hacerlo.

Las cifras de objetivos de voto, que inicialmente deberían establecerse lo más cerca posible de los obtenidos enla última elección municipal , también deberán ajustarse a medida que los objetivos de cultivo de los votantes actuales y potenciales y de sus líderes de opinión se van desarrollando en el tiempo.

Los objetivos intermedios de cultivo de los votantes sirven de indicador en el tiempo que media hasta los resultados electorales, y al mismo tiempo, de evaluación de las actuaciones que forman los procesos de tarea de la sección electoral y de los recursos humanos con que cuenta para ello.
Sin perjuicio de otros indicadores que aconsejen las actuaciones específicas de cada sección, a continuación indicamos los que pueden considerarse que tienen valor para cualquier sección.

Cada votante tiene su propio proceso político entre dos elecciones:
§ puede sentirse satisfecho con su voto reciente o pueden entrarle dudas con respecto a volver a repetirlo o cambiar;
§ puede mantener una actitud pasiva con respecto a la vida política o puede decidir informarse, participar en diálogos y discusiones políticas, defender socialmente una determinada opción política, proporcionarle fondos, trabajo voluntario;
§ puede, a pesar de su preferencia política, no ir a votar, o, por el contrario, llevar su voto a la urna,

La dirección política consciente tiene que dirigir sus organizaciones para acompañar con sus actuaciones a sus votantes en sus procesos de decisiones políticas con el propósito de conseguir decisiones favorables.  Estas actuaciones consisten básicamente en
§ la identificación tanto de los votantes actuales como de los potenciales y de las redes sociales que pueden formar con ellos sus líderes de opinión y los militantes. Con estas operaciones los equipos políticos van prefigurando el mapa de las redes sociales y las actuaciones que van a contribuir a constituirlas, animarlas y conseguir coaliciones con sus componentes, partiendo de dos inicios:
·        Las redes, relaciones y conocimientos que tienen los miembros del partido con los cuales pueden ir manteniendo encuentros en los que vaya teniendo lugar la comunicación en dos sentidos, la identificación de líderes de opinión y la demanda/respuesta de servicios políticos.
·        Alternativamente, y siempre hasta ir alcanzado los objetivos que se fijen de votantes actuales y potenciales identificados y registrados, acciones de contacto directo personal o telefónicamente con votantes y abstencionistas. Estos contactos permiten identificar a los votantes actuales y potenciales con los que llevar a cabo los encuentros y acompañamientos[1].
§ y el intercambio de compromisos – votos y ayuda de los votantes, por el “haz de servicios políticos” del partido/gobierno. El intercambio se va concretando por medio de comunicaciones continuadas en dos sentidos entre los votantes/líderes de opinión y el partido/gobierno. La comunicación unidireccional, a través de medios masivos, juega un papel de apoyo y difusión del intercambio.

Para permitir un seguimiento y evaluación constante del estado de situación y avance se propone trabajar con un conjunto de indicadores de identificación y su respectivo registro.

1.1.1.         Indicadores de identificación y registro
ü  El número, y proporción sobre el total, de votantes actuales identificados y registrados en una base de datos. Puede entenderse que un 20% sería la proporción mínima en una sección electoral priorizada, que el 40% se podría considerar como aceptable y que la meta se debería fijar alrededor de un 60%.
ü  El número de votantes potenciales identificados, registrados en una base de datos y objeto de tratamiento específico. No pueden considerarse potenciales todos los que no nos votan, sino aquellos que razonadamente estimamos que lo pueden hacer en la próxima elección.
ü  El número de líderes de opinión identificados. Son líderes de opinión aquellos que nos consta que influyen en la opinión política de nueve votantes actuales/potenciales que viven en su entorno. No se debe confundir automáticamente a estos líderes con los directivos de las asociaciones ciudadanas. Aunque algunos de éstos sí son líderes de opinión, no hay que olvidar que hay miembros de las asociaciones que no se sienten representados por sus directivas, que muchos votantes no tienen ningún contacto ni pertenecen a las asociaciones, que hay líderes que no están encuadrados en las asociaciones, e influyen sin necesidad de estas. Los líderes de opinión vienen a ser un 10% de los votantes actuales y potenciales, que deberemos identificar y registrar.

1.1.2. Indicadores de cultivo
ü  El número de contactos en dos sentidos que se mantiene con los votantes actuales y potenciales y sus líderes de opinión. Como objetivo, para asegurar que la ruta hacia el voto se mantiene expedita, se consideran necesarios 4 contactos anuales en dos sentidos, sin perjuicio de otras comunicaciones unidireccionales.
ü  Los servicios políticos son actuaciones del partido que contribuyen a la formación y manifestación de la voluntad política de los votantes. Una buena parte de las comunicaciones en dos direcciones pueden tomar la forma de un servicio político de modo que produzca alguna utilidad al votante y se parezca lo menos posible a un intento de propaganda. El objetivo de los cuatro contactos en dos direcciones con los votantes, puede así traducirse en un número de servicios políticos prestados y el número de prestatarios/votantes afectados por ellos.
ü  El número de narraciones de los votantes, sobre experiencias positivas y negativas con el Ayuntamiento y el Partido como generadores de alguna manera de las mismas, es un indicador de la capacidad del equipo de la sección ser aceptado en las conversaciones de los votantes, es decir, de estar insertado en “su sociedad socialista”. Y es un instrumento importante para la elaboración y comunicación de la política al lado de la gente








1.1.3. Indicadores de recursos
Llevar a cabo las actuaciones que pueden producir estos resultados de votos y cultivo de votantes – que veremos con más detalle en el próximo apartado de Procesos – requiere contar con unos recursos humanos que los ejecuten. A este respecto podemos considerar como indicadores de recursos:
ü  El número de militantes activos, es decir, que dedican del orden de 4 horas semanales a las tareas del equipo de sección electoral del partido. El número objetivo de militantes activos es el 2% del número de votantes.
ü  El número de simpatizantes o voluntarios que están implicados de alguna manera en las actuaciones del partido. Se trata de personas con diversos grados de contribución a los proyectos del partido y que deben recibir de éste un trato diferenciado. El trabajo de urdir redes sociales favorables por parte del equipo de la sección a propósito de servicios políticos, producirá unos resultados mayores o menores al respecto. En cualquier caso, entre el 2% de los militantes y el 10% de los líderes de opinión, hay una franja de actuación muy interesante para los resultados. En un límite, si el 10% de líderes de opinión actuaran como voluntarios en las actuaciones del partido, estaríamos en una situación muy positiva para conseguir los objetivos der voto. En el otro, los militantes sin ayuda de voluntarios, está indicando escasa capacidad de inserción social.
ü  El número de mesas electorales cubiertas con 2 interventores en cada elección. La presencia en las mesas el día de la elección va más allá del mero control de las votaciones y forma parte de la inserción del partido y sus militantes en su sociedad.  

1.2. Equipos de barrios
La contribución más novedosa y trascendente  del equipo de un  barrio radica en lograr la coalición con los líderes de opinión de los votantes actuales y potenciales del PSC.
Esto se alcanzará alrededor del trabajo conjunto para determinar los planes estratégicos del barrio / planes comunitarios (o la terminología que asuma en cada territorio), priorizarlos y lograr su inserción en los programas de actuación del Ayuntamiento a través de la negociación del plan estratégico del barrio que asumirán conjuntamente la Agrupación y la Regiduría del Distrito.
El equipo de barrio necesita contar con equipos de secciones electorales priorizadas que logren sus propios objetivos. El equipo de barrio tiene una aportación crucial en la constitución y ayuda al desarrollo de los equipos de secciones electorales.
Y también para esta aportación a las secciones y a sus resultados, tiene influencia la capacidad de los equipos de barrio de trabajar conjuntamente con los consejeros de barrio y distrito para mejorar el nivel de prestaciones de los servicios municipales.
Los objetivos medibles en cada sección electoral y en el conjunto del barrio en cada elección están compuestos por:
§ Los objetivos de votos: votantes actuales, menos los votantes perdidos y la votantes potenciales ganados - abstencionistas recuperables, nuevos votantes, nuevos residentes, votantes de otros partidos.
§ Los objetivos intermedios de cultivo de los votantes,
*       Indicadores de identificación y registro: el número, y proporción sobre el total, de votantes actuales y potenciales, y de sus líderes de opinión, identificados, registrados en una base de datos.  
*       Indicadores de cultivo: el número de contactos en dos sentidos que se mantiene con los votantes actuales y potenciales y sus líderes de opinión, para asegurar que la ruta hacia el voto se mantiene expedita; el número de servicios políticos prestados y el número de prestatarios/votantes afectados por ellos; el número de narraciones de los votantes, sobre experiencias positivas y negativas con el Ayuntamiento y el Partido.
*       Indicadores de recursos: el número de militantes activos; el número de simpatizantes o voluntarios que están implicados de alguna manera en las actuaciones del partido; el número de mesas electorales cubiertas con 2 interventores en cada elección.

1.3. Objetivos específicos del Barrio:
§  La constitución de equipos de sección electoral en todas las que sean priorizadas
§  El número, y la proporción sobre el 10% de los votantes objetivo, de líderes de opinión coaligados y que influyen a favor. 
§  El número de narraciones globales del barrio, con sentido para poder elaborar estrategias de intervención en el Distrito sobre las situaciones que describen.
§  Las mejoras de la prestación de los servicios municipales, que puedan achacarse a una buena colaboración equipo de barrio/consejeros de barrio.





[1] Previamente, se llevará a cabo acciones similares con los censos de militantes y simpatizantes en cada barrio para evaluar los recursos con que se puede contar y completar narraciones que permitan comprender la realidad.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Leer + en este mismo blog y en www.marcoslekuona.net

SEMINARIOS: Organización para dirigentes políticos; Conversando para coligarse; Prácticas de Gobernanza Eficaz; Escuchar y contar historias; Liderazgo Político Democrático 



No hay comentarios:

Publicar un comentario