Entradas populares

Follow by Email

miércoles, 15 de marzo de 2017

CRONICA DE UN ENTRENAMIENTO DE UN NUEVO ALCALDE (IV)

COALIGÁNDOSE PARA FORMAR UN GOBIERNO (I) 

La cuestion de formar un gobierno de coalición se nos ha presentado como llena de dificultades y que requiere realizar prácticas que pueden verse como imposibles, y, en todo caso, requiere aprendizajes nada fáciles.

Vamos a comentarlo por partes, para finalmente tratar lo poco que se ha podido avanzar en este tema.



Las partes: 

¿Se puede hablar con propiedad de constituir y mantener una coalición?
E     En todo caso, el empeño de sacar adelante un gobierno de coalición es mucho más dificultoso que en el pasado.
·       En la situación actual los políticos locales prefieren no coaligarse y tener cada uno “su ayuntamiento”.
·       El liderazgo que se necesita para llevar adelante una coalición requiere fuertes aprendizajes de los políticos, que no tienen tiempo para ello, ni para conversar lo suficiente para coaligarse.

Veamos cómo nos ha aparecido esto en las sesiones de entrenamiento con nuestro alcalde.

Coaligarse tiene sólo un poco que ver con un acuerdo inicial de votar a un alcalde, y sobre todo si el motivo más importante de este voto ha sido desbancar a un gobierno anterior. A lo largo de la legislatura se van dando ocasiones de desacuerdo y conflicto entre los socios de gobierno, cuyo tratamiento no está previsto y que pueden poner en crisis al gobierno. Coaligarse es una actividad de ejercicio continuo que produce desgaste personal y empleo de tiempo  no previsto.

En legislaturas anteriores, donde normalmente había dos partidos y uno claramente mayoritario, la coalición se mantenía en base al mayor poder del mayoritario y de la proximidad política del otro socio. En los gobiernos actuales, un alcalde se encuentra con 3, 4, 0 5 partidos con mayores diferencias entre sí, con un mayor reparto del poder, y con algún socio que su mayor deseo es arrebatarle la alcaldía. Y que puede pensar que un camino para ello es desgastar su imagen impidiéndole generar valor público, o lo que a él/ella se imagine que puede ayudarle en su propósito.
En las situaciones que actualmente, y también antes, se viven en los ayuntamientos, es normal que los concejales prefieran no coaligarse en un gobierno, sino más bien ser cabezas lo más independientes posibles de “su propio ayuntamiento”, definido en su delegación de competencias.  

Este panorama nos ha aparecido conversando sobre la marcha de las cosas. El liderazgo que podría llegar a conseguir que los cuatro grupos quieran “crecer juntos” (coaligarse), hacer cada uno en su parte del ayuntamiento lo que conviene para crecer juntos, y acordar unas reglas de juego que definan esto y que todos quieran cumplir, nadie puede decir ahora que sea posible o no.

Sí es seguro que requiere mucho tiempo y que el alcalde no tiene ese tiempo. Todo parece indicar que va a estar condenado a vivir un mandato azaroso, con necesidad de “apagar fuegos” imprevistos y finalmente con resultados inciertos





Dejamos aquí planteado el problema, para continuar en una próxima entrada con los intentos de tratamiento del mismo  que hemos ido explorando.

---------------------------------------------------------

Leer + en otras entradas de este mismo blog.
En el seminario taller CONVERSANDO PARA COALIGARSE, Valencia 31 marzo/1 de abril, se ofecen algunas prácticas que pueden ayudar a conseguir gobiernos de coalición


No hay comentarios:

Publicar un comentario