Entradas populares

Follow by Email

domingo, 9 de junio de 2013

LA DIRECCIÓN POLÍTICA POR BARRIOS Y SECCIONES ELECTORALES Y LOS CAMBIOS ORGANIZATIVOS

Como complemento de las dos anteriores entradas, esta propuesta de concebir la dirección política desde los barrios y  las secciones electorales, creo que aporta criterios prácticos tanto para el cambio organizativo de los partidos existentes y su revitalización, como para eventuales/refundaciones/fusiones, o la estructuración formal de las fuerza emergentes. 


"Un conjunto de militantes activos, que asumen voluntariamente la responsabilidad de los resultados políticos votos, fondos, voluntarios - de su sección electoral y practicando una dirección consciente, es un seguro de sostenibilidad, y aun, desarrollo de esos resultados.

En organizaciones de cierto tamaño un escalón de cuadros intermedios – de barrio, distrito, comarca -que ayuda a los equipos de sección electoral al logro de sus objetivos, añade garantía a que la red votantes-líderes de opinión-militantes activos se mantiene y adecúa a los cambios que se produzcan en los votantes actuales y potenciales.

Algunos partidos han encontrado también útil la creación de equipos de organizadores-entrenadores, bien entrenados a su vez en buenas prácticas, que la dirección puede poner a disposición de estas organizaciones territoriales como intercambio del compromiso con los resultados/compromisos, no sólo locales, sino de otras elecciones en las que la dirección se encuentra comprometida.

Pero, creando nuevas estructuras no se consiguen nuevos resultados, si los procesos y las prácticas que producen los anteriores resultados no se cambian.

Sin una política de abajo arriba que, como mínimo, complemente la política de arriba abajo; y sin un liderazgo que abandone los estilos heroicos – carismático y burocrático, por el liderazgo suficiente que compromete a los votantes y a los militantes, se corre un alto riesgo de que los síntomas indeseables – desafección, abstención, disminución y desmovilización de militantes- permanezcan- o, en su caso, vuelvan a aparecer.  Porque las nuevas estructuras apenas alcanzan a crear una red de “carteros”, sin la garantía de que entregarán todas las cartas.





En cambio, lo que sí contribuirá a reducir los síntomas indeseables, será:
Ø  que las direcciones de los partidos apoyen procesos y prácticas de elaboración/comunicación de la política de abajo arriba con su liderazgo suficiente – que elimine todas las tentaciones de los liderazgos heroicos, tanto carismáticos como burocráticos;
Ø  que, congruentemente, abandonen las prácticas de querer intentar cambios a través de grandes decisiones homogéneas y de un solo paso, sustituyéndolas por la ayuda a cada unidad/ agrupación distinta en ir consiguiendo desde su punto de partida peculiar los pequeños cambios acumulativos de prácticas concretas que son los únicos que garantizan que esa dirección política consciente de barrios y secciones electorales, sea algo más que declaraciones más o menos solemnes;

Ø  y que se acepte prácticamente que todo esto solo puede ser consecuencia de aprender experimentalmente sobre la propia experiencia, en la medida que se va produciendo."
---------------------------------------------------------------------------------------
Este texto pertenece al artículo LIDERAZGO, ORGANIZACIÓN Y DIRECCIÓN CONSCIENTE EN LOS PARTIDOS DE IZQUIERDA, publicado en el año 2.010 en FRC, revista de debat politic, editada por la Fundació Rafael Campalans. Este tema está incluído en la Jornada  PRACTICAS EFICACES DE GOBERNANZA , de los días 28/29 de junio en Barcelona- programa y condiciones en este mismo blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario