Entradas populares

Follow by Email

sábado, 14 de diciembre de 2013

ENTRENAMIENTO Y ANIMACIÓN DE REDES PARTIDARIAS












Una buena parte de los electores en juego en las próximas elecciones no van a
recibir los mensajes en medios masivos ni ser sensibles a lo mucho que se ha
hecho y/o lo que se hará. En este sentido, parece sensata la estrategia de dar importancia nominalmente a
la movilización de la red partidaria para identificar y atraer/conservar a sus votantes.

Dos factores amenazan el éxito de esta estrategia y se realimentan entre sí:

 El nivel de motivación entre cuadros y militantes es bajo en estos momentos,
 y la capacidad para una buena interacción en dos sentidos con los votantes
y sus líderes de opinión no está muy desarrollada actualmente

Entre las filas de todos los partidos, es verdad, que hay militantes y agrupaciones que
la dominan y practican bien; pero a cambio hay otros muchos que no la
practican y tienen temor a hacerlo.

Esta situación no va a mejorar con órdenes de convertirse en vendedores –papel
que no quieren– ni con instrucciones generalizadas generadas desde arriba.
El entrenamiento y animación de la red tampoco va a ser resultado de cursos
en sala, sino que debería ser un nuevo proceso de interacción en el interior de
la organización, en el que cuadros y militantes con capacidad y práctica demostrada
en una interacción productiva con los votantes –comunicación en dos direcciones:
conversaciones y compromisos– ayuden a los demás en la práctica a
perder el miedo y a ir entablando en el entorno de sus barrios/secciones electorales esas
interacciones productivas.

No se trata tanto de argumentar o contraargumentar –donde siempre se corre
el riesgo de cortar las conversaciones– sino de aprender prácticamente a responder
asertivamente a los ataques, a entablar y mantener conversaciones con
los votantes actuales y potenciales y sus líderes de opinión –y con los militantes,
antes–, a recoger anécdotas positivas y negativas, a utilizar el teléfono para
identificar votantes y recordarles la importancia de su voto, para visitar en sus
domicilios a los votantes y prestarles servicios políticos, a identificar y priorizar
problemas con ellos, a diseñar conjuntamente “el barrio/municipio que queremos”
a partir de “nuestro barrio/municipio tal y como lo vivimos y valoramos”.











Para dotar a las agrupaciones de los partidos de un nuevo proceso de entrenamiento yanimación de sus redes en la interacción productiva interna y con sus votanes


































actuales y potenciales, se pueden llevar a cabo los siguientes trabajos:
• Identificar “buenos prácticos” en las agrupaciones del partido, seleccionar
entrenadores de entre ellos, recoger experiencias de situaciones reales
que resuelven de un modo positivo y entrenarlos en la práctica del “role
playing”.
 • Seleccionar barrios/secciones electorales en las que se actuará y determinar cuales
serán las situaciones en cada una de ellas que servirán de oportunidad
de entrenamiento de sus responsables.
• Llevar a cabo el entrenamiento con acompañamiento personal y trabajo
en grupos muy reducidos –no más de seis personas– acordando con ellos
un calendario en que tengan lugar las situaciones que sirven de oportunidad
de entrenamiento.
• Reunir frecuentemente el equipo entrenador para compartir las experiencias
y avanzar con las anécdotas vividas.
• Registrar nuevos modos de tratar las situaciones que se hayan generado
en la práctica del aprendizaje y compartirlo entre todo el equipo entrenador.
Redactar una colección de guiones experimentados para la conversación
alrededor de los temas más espinosos que van apareciendo.
Cuatro entrenadores/animadores por agrupación, en colaboración con formadores
en role playing expertos, serían los recursos necesarios para que este proceso tenga lugar.

Este trabajo se ejecutará hasta el día de las elecciones, acomodando las acciones
de entrenamiento y apoyo a las vicisitudes de la campaña, incluyendo
las acciones específicas para “sacar el voto” el día D y los días previos.











Con esta preparación, el núcleo inicial de dirección se puede proponer llevar a cabo
las interacciones con los militantes y simpatizantes. A la vista de las dificultades que
puede comportar, merece la pena prepararlas. Para ello, puede ser útil.
Clasificar a las persona que forman el censo de militantes y simpatizantes,
al menos, en categorías al estilo de: 1) personas que normalmente participan
en las asambleas; 2) personas que participan además en otras acciones políticas
que lleva a cabo la agrupación; 3) personas alejadas porque nunca se
les ha dado tareas, ni les interesan los “rituales” de las agrupaciones; 4) personas
alejadas por conflictos internos, cuyo efectos negativos se piensa que
se pueden reducir ahora; 5) personas que vinieron buscando en el partido algo
que el partido no les va a dar, y no merecen la pena. Otra categoría especial
podría estar formada por personas que ocupan o han ocupado cargos públicos
de cierta relevancia en algún gobierno del partido, pero que habitualmente
no hacen actividad política en el municipio y sería interesante recuperar.
• También conviene prepararse sobre una previsión de las cuestiones, problemas,
quejas o motivos negativos que los entrevistados pueden exponer,
cuáles podrían ser, al menos, las líneas generales de tratamiento. Se debe
de evitar completamente los enfrentamientos y las actitudes defensivas,
tratando de integrar los aspectos razonables y positivos de las críticas, mostrando
cómo las nuevas prácticas van a evitar una buena parte de ellas –por
supuesto, las que sean razonables– en el futuro. De esta preparación se deducirá
el entrenamiento que en este aspecto habrá que dar a los responsables.
No conviene olvidar que en estos momentos se están dando motivos de
queja por actuaciones de gobiernos donde se participa, para los que
habría que preparar respuestas.
• En todo caso, si no se puede hacer a priori, convendría que alguien del equipo
de dirección, con la colaboración de responsables de sección electoral/
miembros de cada equipo de barrio, fuera recogiendo las experiencias que
se van produciendo y construyendo, a partir de ellas, la tipología y las estrategias
para así ir mejorando esta interacción crucial en la eficacia política,
así como otras que después se irán produciendo. Esta actividad podemos
etiquetarla como “mejora de las prácticas políticas”. Aprender reflexionando
sobre la experiencia de la interacción entre cuadros, militantes, simpatizantes/
votantes se considera hoy uno de los recursos clave de la sostenibilidad
de los resultados de un partido político.
• Hay que prepararse para evitar monopolizar la conversación. El inicio de la
conversación puede ser una frase no larga, sintetizando los temas anteriormente
apuntados, que trasmita la idea de que se quiere escuchar para después
responder mejor. Y después, dejar hablar al entrevistado y responder
de modo no directivo, en escucha comprensiva o activa, lanzándole apuntes
y sondas que estimulen que continúe la conversación, siguiendo lo indicado
más arriba, escuchar y responder. Todo lo que queramos decir tiene que
estar equilibrado con el tiempo dedicado a escuchar (y tomar nota de lo que
se nos dice). No más del 20% a decir y el 80% a escuchar.
Además de los contactos personales, las reuniones de pequeños grupos, las asambleas
concebidas como instrumentos de diálogo y aprendizaje más que como lugares de
confrontación, se viene experimentando con diseños de grupos numerosos, dotados
de reglas de juego que favorezcan el aprendizaje de nuevas formas de interacción, y
den credibilidad a una dirección que se propone escuchar, atender las críticas, y también
responder de un modo integrador.







-----------------------------------------------------------------------

Aquí radica importante para revitalizar el capital social de los partidos, aunque lo que aquí se dice se encuentra en la mayoría de los casos bastante alejado de las prácticas habituales de formación. Habrá, pues, que seguir con el tema. Ahora, es oportuno indicar que todo lo que sobre esto se haga en el PROYECTO PREVIO DE ARRANQUE será una rentable inversión para la eficacia de la campaña. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario