Entradas populares

Follow by Email

jueves, 17 de abril de 2014

LAS CLAVES DE LA EFICACIA DE UN CAMPAÑA ELECTORAL











Una primera clave de la eficacia, radica en la dirección consciente de la campaña. Intentemos de definir esta dirección, primero por lo que no es y después por lo que debe ser.
Dirección consciente no es:
·        Actuar según se nos ocurra, sin someter las acciones a una evaluación previa de su relación con la obtención de los objetivos que pretendemos.
·        Repetir ritualmente unas prácticas que hemos empleado en anteriores campañas, sin evaluar su eficacia entonces y ahora. Se suele decir que la manera más segura de perder una campaña es creer y actuar como si fuera igual que la anterior.
·        Echar la culpa a errores de otros, y adoptar una actitud derrotista, para justificar no implicarse seriamente en la campaña, y no implicar a otros.

·        Una actitud y comportamientos de los que dirigen, que signifiquen que son ellos los que tienen que pensar y decidirlo todo, y los demás sólo tienen que ejecutarlo. La eficacia de una campaña electoral requiere compromisos serios de todos los actores en lograr, a su vez, compromisos de los votantes actuales y potenciales. Y los compromisos serios de los actores partidarios – cargos públicos, directores y asesores, ejecutivos, militantes, líderes de opinión y votantes voluntarios,…- no se producen si la dirección no ejerce un liderazgo  empoderador[1].  




Dirección consciente, en cambio, es:

·        Una, cuyos comportamientos y maneras de decidir empoderadores dan a todos un papel satisfactorio, que hace que todos los recursos disponibles se pongan a contribución de la campaña. Hoy se está llamando a esto liderazgo suficiente, como algo diferente al liderazgo heroico, carismático  o burocrático. Pero no es una cuestión de palabras, sino de comportamientos que pueden lograr compromisos o no.
·        Conseguir que por parte de todos los actores se preste atención no sólo a completar las tareas de gestión municipal o de partido  entre manos, sino también a las tareas de identificación y acompañamiento de los votantes actuales y potenciales y sus líderes de opinión, que formarán las actuaciones de esta campaña, en muchos casos, como profundización y mejoramiento de las actuaciones de las campañas precedentes, autonómicas y europeas.
·        Animar unos procesos que llevan a cabo unas tareas de
o      preparación de la campaña;
o      determinación de la estrategia de la campaña;
o      planificar las actuaciones y la operaciones de obtención de fondos, evaluando lo que se va obteniendo y replanificando en lo necesario;
o      y asegurar que las actuaciones son asumidas responsablemente por una estructura de organización, en la que los actores movilizados asumen un papel satisfactorio para ellos y eficiente para la ejecución.







La dirección consciente, la preparación de la campaña, la determinación de la estrategia de la campaña, la planificación de las actuaciones de la campaña y la obtención de fondos, y la organización de la campaña, son las primeras claves de eficacia.



[1] EMPODERAR. Expresión del castellano antiguo que fue sustituía por “apoderar” hasta que ésta ha quedado reducida a un significado más bien notarial o administrativo. Recientemente, ante el avance de la expresión anglosajona “empowerment”, se está volviendo a emplear el original castellano de empoderar, con el significado de dar poder a alguien, permitirle influencia en decisiones, respetar un ámbito de autocontrol,…

----------------------------------------------------------------------
Un ejemplo práctico de una campaña eficaz, se muestra en el seminario LA CAMPAÑA MAS RENTALE PARACONSEGUIR VOTOS EN LAS EUROPEAS. 4  CONTACTOS POSITIVOS EN UN BLANCO PREDISPUESTO, VLC. 26 de abril. Ver en Eventos de Facebook. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario